El pelo se presenta frágil, quebradizo o estropajoso cuando las glándulas sebáceas del cuero cabelludo no producen la cantidad de grasa naturalque se responsabiliza de mantener la hidratación adecuada del pelo. Esta situación reduce su brillo, lo presenta opaco, con muy poca vida y además propicia la aparición de picores e irritaciones.

¿A qué se debe? Principalmente a la genética de cada persona, a los factores ambientales externos y a unos malos hábitos de cuidado.

En el post de hoy, Salunatur te las claves que tienes que incorporar a tu rutina de cuidados capilares para que tu cabello recobre esa salud que tal vez ya llevaba un tiempo pidiéndote a gritos.

Un champú adecuado

¿Te lavas el pelo todos los días? ¡Primer error! Con cada lavado, estás eliminando la película lipídica que lo protege. Lava tu pelo cada vez que lo necesite. La frecuencia no se puede establecer para todos los cabellos de modo general porque cada tipo necesitará unos cuidados más o menos específicos.

Para tratar y reparar el pelo frágil y seco puedes probar el champú nutri-reparador Dercos. Te permite reparar tu cutícula desde la raíz hasta las puntas proporcionando a tu cabello el brillo, la flexibilidad y la suavidad que deseas tener.

Otra opción es contar con un champú que contenga mango como uno de los que cuenta la gama de Klorane. Este ingrediente te ayuda a tener un pelo sedoso, brillante y previene el envejecimiento capilar prematuro.

Mascarilla entre 4 y 5 veces al mes

Especialmente, en el caso de pelos muy secos y dañados, es imprescindible el uso de una mascarilla reparadora al menos una vez a la semana. Además de aportar una hidratación intensa aportará volumen a tu melena.

La mascarilla Sensilis Densage de Sesderma repara y refuerza la estructura capilar para protegerla ante todo tipo de agresiones externas. Para una eficacia total hay que dejarla actuar entre cinco y seis minutos antes de proceder al aclarado.

Además, los profesionales del mundo del cabello, también suelen recomendar el uso de aceites para cabellos extremadamente secos. Algunos con los que puedes acertar son los de argán, karité, jojoba o el de almendra.

Hábitos que debes incorporar a tu rutina

¿Te peinas correctamente? ¿Sabes que truquillos seguir para que tu cuero cabelludo comience a producir grasa de tipo natural y consiga esa hidratación que necesita?

De la misma manera que para tratar el pelo seco hay que acertar con los productos más adecuados para cada tipología concreta de tu pelo, también tienes que tener en cuenta estas otras sugerencias:

– Masajea suavemente tu cuero cabelludo cuando te apliques el champú. De esta manera estimularás la circulación sanguínea y activar las glándulas sebáceas.

– Aclara el pelo con agua templada y aplícalo directamente frío en las puntas para que se debilite menos.

– Si estás acostumbrada a peinarte con artículos que emiten calor como son el secador, el rizador o las planchas, deberás reducir poco a poco su uso. Además, antes de usarlos, tienes que echarte un producto protector térmico.

– En determinadas épocas del año el uso del secador es mucho más necesario. Para evitar el encrespamiento hazte con un secador iónico. Te secará el cabello más rápido y las posibilidades de daño serán mucho menores.

– Para desenredarte el pelo utiliza un primero un peine que tenga las púas más largas y separadas.

¿Qué tipo de recomendaciones sigues tú para tener el pelo brillante y sedoso?

Suscríbete a la Newsletter de Salunatur para estar al tanto de todas las novedades que incorporamos al catálogo y también conozcas de primera mano los post de consejos que te preparamos cada semana.